CAPITULO II: EMIGRACION A MADRID

Curro Mari Rafa

Naci en Andujar, provincia de Andalucia, en el 1948 de nombre artistico Curro Savoy ("Kurt"), de mi verdadero nombre Francisco Rodriguez. Hijo de Francisco Rodriguez Galdeano y de Maria Muñoz Muñoz. Primogenito de 4 hijos que consta mi familia, despues vienen Maria del Carmen, Rafael y Esther. Dejamos Andujar para instalarnos en Cordoba, donde vivieron mis abuelos, mis tios y tias. Paso mi infancia en Cordoba, de los 2 hasta los 9 años de edad. Voy a la escuela de los 6 a los 8 años de edad en el barrio del pozanco en Cordoba.La vida es dura en el sur del pais en esta epoca de posguerra y toda mi familia decidieron emigrar en 1957 a Madrid, soñando que en la capital tiendriamos una vida mejor.

Nos instalamos en el n° 19 de la calle Escalinata, en el barrio de la plaza de la Opéra, en pleno centro de Madrid a 200 metros de la "Puerta del Sol". A mi madre le ofrecen cuidar un immueble, de portera (conserje) a cambio le dan gratis el alojamiento pero ningun sueldo. Todo el mundo me conoce en el barrio como « Paquito » llamado asi por mi madre. Niño muy abierto, siempre voy acompañado de mi mejor amigo Pedro Luis Gioya de la Maza.

Desgraciadamente, el sueño de la gran ciudad se vuelve pronto una triste realidad y con solo 10 años, voy a vender despues de clase, caramelos y agua en los pasillos del metro madrileño afin de ayudar a mis padres. Mi padre cae muy pronto enfermo y no puede casi ya trabajar. Mi madre se instala con un pequeño puesto en la esquina de la calle "Alcala " y de la calle "Paseo del Prado",delante del banco de España, para vender ella tambien caramelos. Me quedo con ella para hacerle compañia. Mi madre es a menudo expulsada con amenazas de llevarla a prision si continua alli porque esta prohibido vender en la calle, pero es tanta la necesidad que continuaba yendo. Ella ofrece regalos a los guardias civiles para que hagan la vista gorda!

Los empleados del banco de España, acostumbrados a verme junto a mi madre con el invierno frio, me encuentran tan simpatico que me instalan dentro del banco, mi pequeño comercio y yo, haciendome créer que soy un empleado mas y poniendome hasta una maquina de escribir en mi despacho. No olvidare nunca las personas que me ayudaron entre otras Don Mateo, los hermanos Sanz y el señor Torregrosa, los responsables de distinctos departamentos del banco de España.

Un dia, muy cansado, me meti en un armario de archivos de uno de los departamentos del Banco de España, para descansar y dormir un poco, me quede encerrado en el establecimiento. Mi madre creia que estaba en casa de un amigo pero cuando volvio a casa, me busco por todas partes, preocupada de no verme llegar a la hora habitual osea antes de las 10h de la noche. Cuando pasado medianoche vio que no llegaba fue a preguntar por todos los sitios y a la comisaria pero yo no aparecia. Mientras tanto yo seguia durmiendo sin darme cuenta de todo lo que estaba pasando, menos mal que no me desperte durante la noche, a causa de las alarmas !!! Es el conserge que me encontro dormido dentro del armario a la mañana siguiente ! Siempre he sido muy travieso y distraido.

Puedo contar anecdotas, como una vez me mando mi madre a comprar lentejas a una tienda cerca de la plaza mayor, en el mercado de Santa Ana y me dijo « corre que tengo que hacer la comida rapidamente para llevarsela a tu padre al trabajo », entonces cogi corriendo y me fui a comprar el kilo de lentejas que me habia encargado, pues bien en el camino encontre unos chavales amigos del barrio que estaban jugando a la pelota en la calle. Esta vino hacia mi le di una patada para devolversela, el caso es que me lie a jugar con ellos y me olvide de mi madre que me estaba esperando para hacer el guiso. Habia empezado a hacer los preparativos pero yo no llegaba y por supuesto ese dia mi padre se quedo sin comer.

Ese dia fueron dos broncas las que me echaron la de mi madre y la de mi padre cuando llego a casa, ya que el estaba acostumbrado ha verme llegar puntual cuando terminaba de su trabajo. Algunas veces mi madre no tenia tiempo de prepararle la comida por la noche, se la hacia por la mañana y yo se la llevaba en una tartera, pequeña cacerolita con una tapadera hermetica para que no se le fuera el calor y tenia que llevarsela al barrio de la Moncloa donde trabajaba.

Entonces para ir mas deprisa y como no habia dinero para medios de locomocion, habia unos 5 o 6 km y queria que llegara la comida caliente, me montaba en el estribo del tranvia o me agarraba en las puertas cuando habia mucha gente, para no pagar.

El caso es que no tenia dinero para desplazarme y tenia que apañarmelas para llegar a tiempo y que no se enfriara la comida de mi padre, el trabajaba de albañil, construyendo una casa en la calle Islarion Eslava y no muy lejos de donde mas tarde, un dia no muy lejano, actuaria yo, en unos estudios de Radio donde Bobby DeGlané presentaba sus famosas cabalgatas.

Pues bien un dia llevandole la comida, me cai del estribo del tranvia, la gente empezo a gritar cuando me vieron caido por el suelo, no me pillaron las ruedas de milagro cai al lado de la via.

Tenia el cuerpo lleno de heridas, los brazos y la cabeza con sangre. Me asuste muchisimo y tambien porque la comida de mi padre se habia dispersado por la calle, los garbanzos con arroz que le llevaba por supuesto no se los pude llevar, asi que de verme con mis vertiduras ecahs polvo, lleno de heridas, mas mi padre que se quedo otra vez sin comer por mi culpa, fue algo que no olvidare jamas, mas la bronca que me dio.

Situandome en mi primera epoca, fue la mas dura, queria ganar lo suficiente para comprarle a mis padres un piso y irnos de donde viviamos, era un bajo con mucha humedad y no tenia condiciones para vivir. El wc estaba en un patio y cuando llovia te mojabas o en invierno salias con el frio y la familia cojio mas de un catarro por atravesar el patio para ir al servicio.

Pienso en la situacion y realizo que no puedo aceptar que mi madre trabaje fuera con el frio, sufre mucho. Encuentro un trabajo en una fruteria, para llevar encargos en una gran cesta (15 o 20 kilos !!!). Lo hare solo durante 2 o 3 meses, porque es un trabajo demasiado penoso para un crio. Encuentro un trabajo de botones « groom » en un bar. No era bien pagado y cambié de empleo. Me coloco en una sastreria de ayudante, plancho camisas durante la noche. Habia visto en un anuncio en el periodico que buscaban un sastre. La primera vez que trabaje en este edificio estuve tres dias solamente, dure tampoco tiempo en mi poco oficio porque yo nunca habia trabajado de aprendiz de sastre, pero como tenia que trabajar decia que ya lo habia echo en otro sitio.

El caso es que me echaron, pero esos tres dias me sirvieron de experiencia, sabia un poco mas y a la siguiente vez me presente mas seguro, me mandaban a llevar los trajes terminados a los clientes, el patron me dijo que si queria aprender a planchar, le dije que si ya que asi ganaria mas. Ni corto ni perezoso me decidi a hacerlo, me pusieron a planchar solapas de las chaquetas y abrigos, pero tan mala suerte que frente a la mesa donde estaba planchando, habia una joven costurera guapisima y yo mirandola me distraje tanto que no me di cuenta y queme el abrigo que estaba planchando. Cuando vi salir el humo la verguenza que pase, no la olvidare jamas, pues las cinco o seis modistillas que cosian se partian de risa, mas la bronca y el despido del patron. Luego venia lo peor, como decia yo a mis padres lo que me habia pasado.


Puede seguir la historia en el libro biográfico de Kurt Savoy que puede adquirir enviándonos un mail a This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.